España © Susana Aliano Casales

La pluma del bimestre


Revista Cónclave n.° 4, mayo-junio 2018, Buena Prensa, México

Susana nació un verano de 1973 en Tacuarembó, una ciudad ubicada al norte de Uruguay. En un entorno verde y en contacto permanente con ríos y lagos transcurrió su infancia. Desde niña su vínculo con la naturaleza fue una necesidad vital, así como su relación con los animales, dos aspectos que se han mantenido a lo largo de su vida.

Su libro Regreso a casa llegó a Buena Prensa en 2017. La niña protagonista de esta historia nos cuenta, en una especie de monólogo interior con ella misma, cómo a diario se resistía a regresar a su casa, porque allí encontraría los gritos y golpes de su padre. Pero en aquella casa también estaba su madre, una persona fundamental para ella, quien, finalmente, la inspiraba a volver. Ese era un cuestionamiento real que, a diario, se planteaba la escritora cuando era una niña pequeña.

En Chicho, mi ovejero, un libro que publicó Buena Prensa recientemente, la escritora vuelve a su infancia para contarnos cómo vivió el vínculo con su primer perro, en concreto, lo que significó su pérdida. Susana ha hecho referencia a que este fue su primer contacto con la idea de la muerte. Al mismo tiempo, afirma, fue su primer contacto con la idea de la vida, porque al tomar conciencia de que las personas y los animales pueden morir, por primera vez y con una intensidad desconocida hasta ese momento, tomó conciencia del valor de la vida. Esta se convirtió en una experiencia transcendental para su comprensión del mundo.

Si hay algo claro para esta escritora es que todo lo vivido es parte de su cimiento. Las vivencias pueden ser buenas, malas o regulares, pero, en cualquier caso, lo que importa es el aprendizaje logrado en cada etapa vivida, aunque no siempre sea fácil de alcanzar. No hay que perder de vista el origen de uno mismo, de nada sirve renegar de él y quedarse en lo doloroso sin poder avanzar, como tampoco aporta disfrazar u ocultar la realidad. Lo valioso está en transitar ese camino que tenemos delante, procesando lo que tiene para nosotros, dispuestos a enriquecernos y crecer.

Eso es lo que tiene para decirnos la escritora a través de su obra, verdaderos libros alados que plantean una nueva posibilidad a niños y adultos: hablar, con franqueza y naturalidad, de los asuntos esenciales de la vida.

#Prensa