El refugio de las palabras dormidas: la literatura y el autonocimiento



El refugio de las palabras dormidas es un libro escrito por Helena Modzelewski, escritora, Doctora en Filosofía y docente e investigadora de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, de la Universidad de la República de Uruguay.


Helena dictó un taller de narrativa en un centro diurno para mujeres en situación de calle y sus niños. Las mujeres que participaron se encontraban, en ese momento y por diversas circunstancias, sin posibilidades de contar con un hogar propio y obligadas a refugiarse en ese centro.


En el taller se presentaban distintos textos de literatura contemporánea, que servían como disparadores para que las mujeres escribieran sus propios textos. Con esta práctica, Helena puso a las mujeres en contacto con sus experiencias y con lo que tenían para decir, en una clara apuesta al autoconocimiento.


La escritura fue el recurso para posibilitar la transformación que pudiera repercutir de manera positiva en la autonomía de las mujeres. Esta era la idea que estaba detrás de todo. Y esa idea, también, ha impulsado a Helena en sus investigaciones académicas.


Ese taller semanal que ella inició con bastante incertidumbre, porque le era imposible establecer una proyección o imaginar unos resultados ciertos, muy pronto comenzó a devolverle contundentes realidades, que tuvo que procesar y comprender, algunas veces con mayor dificultad que otras, pero siempre con el desafío de apertura de mente y espíritu por delante.


En este sentido, parece que el acercamiento al autoconocimiento tuvo doble destino: las mujeres, que aprenderían de sí mismas a partir de la escritura, y Helena, que debió procesar lo vivenciado y convertirlo en aprendizaje propio.


Se percibe la búsqueda de esperanza en las páginas del libro, a pesar de lo desgarradoras que son las historias, por momentos. Los sueños de una vida mejor, el deseo de superarse, la necesidad de ofrecerles a los hijos bienestar y educación, la lucha permanente… son aspectos que aparecen en los relatos de las mujeres, como contrastes que iluminan las duras vivencias que transitaron estas escritoras de la vida.


Las ilustraciones de la artista uruguaya Marina Amato, que aparecen en los inicios de los capítulos y en la tapa, le dan una fuerza especial a las historias que se comparten. El libro, como tal, es un todo armónico y potente, digno de ser atesorado en una biblioteca.


Si te ha gustado esta publicación, coméntala, compártela o regálame un me gusta. Eso me motivará a seguir escribiendo para ti. ¡Muchas gracias!

España © Susana Aliano Casales