España © Susana Aliano Casales

Uruguay, 2013 - Costa Rica, 2016

México, 2017- España, 2019

«A veces no siento ganas de regresar a casa. Doy cien vueltas alrededor de un árbol, cuento otra vez las palmeras de la avenida o simplemente me quedo tirada sobre el césped de la plaza, que es como una gran alfombra verde pintada de flores».

Temas: violencia, familia, soledad, magia, resiliencia

Regreso a casa es un libro para niños que tiene la particularidad de contar mediante lo que su protagonista decide no contar: Pero no es eso lo que quiero contar. Quiero contar de la magia. Y es justamente eso que no queremos contar, es eso que escondemos porque nos duele, lo que la autora de este cuento decide afrontar, porque sabe que si lo hace se fortalece y nos fortalece.

 

El dolor, la violencia, el miedo están presentes en nuestras vidas desde muy temprano y, a veces, en nuestro hogar: Solo la oscuridad de la noche me da más miedo que los gritos de mi padre, que también son oscuros. Sin embargo, junto a ellos también está el amor, la creación, el placer de sentir y de saborear lo bello que, si estamos atentos, nos sorprende en los detalles más sencillos y cotidianos: Además, no cambio por nada las noches cerca de mi mamá, que es una gran maga. Si cocina, hace magia. Si me ayuda con los deberes, hace magia

 

Sí, la magia ayuda a afrontar la tristeza pero no se la debe confundir con la evasión, con la incapacidad de mirar una realidad social que debe transformarse. Qué poderosa que tiene que ser esa magia para dejar de sentirnos como una humilde hormiguita y alcanzar la cumbre. Seguro que desde la cima de la montaña todo se ve mejor y ya nada puede ocultarse. Seguro que si contamos nuestra historia descubrimos, al compartirla, que se parece a la de muchos.

 

El cuento transcurre en el tiempo que le lleva a su protagonista decidirse a regresar. No es algo nuevo, siempre da muchas vueltas antes de volver a su casa y, a veces, aprovecha a detenerse por un instante para hablar con nosotros, los lectores, e involucrarnos en su reflexión.

 

Claro, no es fácil, regresar a casa es, siempre, volver a nuestros relatos más íntimos, a esas circunstancias que nos definen. Regresar a casa es, sobre todo, reencontrarse con uno mismo y descubrir la magia de nuestra singularidad, de nuestro aporte único e irremplazable a esta vida.

 

Eliana Lucián Vargha
Magíster en Sociolingüística, Lic. en Letras
Prof. de Idioma Español, Lexicógrafa, Correctora

Tomando el tema de la violencia doméstica, hace nacer una flor gigantesca de un silencio que grita. (...) Susana conoce los modos de reconciliarnos con la vida.

Laura Martínez Coronel

Caras y Caretas